Las tomografías computarizadas muestran que la cola de dinosaurio era una trituradora de huesos