los fabricantes de teléfonos móviles destruyen